# UN PRI CON PIEL DE OVEJA | Diario Democracia en México... ¡ya!

UN PRI CON PIEL DE OVEJA

Samuel Hernández Apodaca

Muy a su estilo, los priistas han repetido hasta el cansancio que han cambiado, que los mexicanos deben darle otra oportunidad, que los perdonemos, que serán transparentes y que combatirán la corrupción. Que llegaran, hasta donde tengan que llegar, para demostrarle al pueblo de México que estos duros golpes –propiciados por el nuevo PRI- dados a los estados saqueados por sus gobernadores, no se volverán a repetir.

Los priistas saben que fracturados en su interior, divididos públicamente, mermados con sus financiadores y expuestos en sus triquiñuelas, son un fracaso como opción electoral. Elección tras elección, los dirigidos por Ochoa Reza – el michoacano que próximo primero de septiembre cumplirá 45 años- pierden votos y espacios políticos, a pesar de que han incrementado sus formas de ganar una elección.

Los casos más contemporáneos de fractura priista son la Corriente Democrática, que propicio la creación del PRD en 1989; luego vino el incómodo Camacho Solís y la elección de 1994, que los priistas apenas y ganaron con la promoción del “voto de miedo”. Tiempo después en la elección del 2000, Roberto Madrazo y su campaña “Dale un madrazo al dedazo” llevaron al botudo guanajuatense a los Pinos. Seis años después no le permitieron al PRI, -dirigido por madrazo- recuperar la presidencia; la disputa entre la normalista Elba Esther y el Tabasqueño Madrazo Pintado permitieron el ascenso de Felipe Calderón.

Hoy, con un “presidente” débil, quien no parece tener como prioridad en su agenda la candidatura priista, los dinosaurios y neodinosaurios levantan sus armas en búsqueda de apoderarse de la nominación. Ya algunas voces han manifestado su interés porque la elección de su candidato presidencial sea de consulta abierta entre militantes y ciudadanos, pero desde luego eso pone en desventaja otros intereses que más bien proponen poner candados a las nominaciones.

Razones para tener miedo no son pocas, cuando Enrique Peña llego a Los Pinos, su partido gobernaba en veinte estados, hoy se ha quedado con catorce: Campeche, Colima, Coahuila, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, estado de México, Oaxaca, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala, Yucatán y Zacatecas. Pues Chiapas lo tiene en alianza con el PVEM. Por si fuera poco, en la última elección, las entidades de Coahuila y el Estado de México, fueron una gran pérdida de votos y de recursos con resultados no tan alentadores.

Lo cierto es que dada la tentación de un grupo para favorecer a José Antonio Meade, hay otras voces que han manifestados su plena oposición, entre ella la de Claudia Ruiz Massieu. Esta desde luego Manlio Fabio Beltrones y sus fans, este personaje ha visitado cuantas puertas se han abierto, incluidas las de un grupo del PRD, los autodenominados galileos, allí manifestó que no hay problema quien gana, incluso si el propio Andrés Manuel ganara.

Así, los priistas se lavan la cara en discursos de honestidad, ensalzan la inclusión, la lucha contra la corrupción y la pobreza. Pero lo que los priistas omiten decir, es la necesidad de una autocrítica plena, que elimine la protección a sus gobernadores y exgobernadores corruptos y parece que se les olvida. Todo indica que veremos en estos días al mismo PRI con piel de oveja. O ¿ustedes se creen el cuento?

Por hoy es todo, nos leemos la próxima. Carpe diem. 


Ir a Iusfilosofando...

tw

@iusfilosofo


Mi foto

Samuel Hernández Apodaca

Doctor en Derecho. Investigador, Columnista, Divulgador del conocimiento, Indispensable seguir a  PaideiaMX  y Revista Quaestionis.


Compartir con Google Plus

Aviso de la Redacción

Diario Democracia en México... ¡ya! es tu medio por el cual, sin importar ideología política y sin censura, podrás expresar tus comentarios o bien, te publicamos en formato de columna de opinión tus conceptos o ideas. Todas las voces son bienvenidas. Contacto: @Democracia_mx
    Comentar con Blogger
    Comentar con Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario